De tú a tú.


Atrapada en tus ojos va mi alma
desde el día que rompiste a llorar.
Tan serena como inquieta es esta calma
que produjo tus lamentos en mi mar.

Me enamora el terso tacto de la palma
de tus manos cuando me quieres tocar.
Despertando mis ganas de caminar
yo me pongo tus pasiones como enjalma.

Pues tú haces a mi vida llevadera,
y yo hago de la tuya un paraíso
donde siempre florece la primavera...

Nunca olvides que mi alma más sincera
se alojó en tus ojos sin permiso.
Sólo tienes que buscarla, que te espera.


1 comentarios:

27 de octubre de 2008, 0:31 KaoriNekoi dijo...

Me encanta!!! Muy profundo =D Sigue escribiendo así ;) Besos